educación,  slider

¿Cómo activar los shoten zenshin?

El buda Nichiren Daishonin sorprende al enseñar, por medio del propio ejemplo, cómo accionar las funciones protectoras de la vida y revelar quiénes y qué son de hecho las funciones protectoras del universo o Shoten Zenjin.

El primer paso es saber quiénes son ellos. El término shoten zenjin no se refiere sólo a entidades especiales que existen en un lugar distante. Se refiere a las personas de su alrededor. Los amigos actúan como shoten zenjin; ellos son las funciones protectoras que debemos alabar y estimar en nuestras oraciones y acciones.

El Daishonin dice: “Los shoten zenshin se transforman en hombres y mujeres para ayudar al practicante del Sutra de”Loto” (END, v. I, p.44).

El budismo no es abstracción. La vida de un budista no existe separada de lo cotidiano. En términos de protección, cuando usted enfrenta problemas, tales como enfermedad, un accidente o incluso la muerte, en el momento correcto aparecen personas que actúan como entidades protectoras y cuidan de usted con coraje y ternura.

Accione la protección

En las horas difíciles, las personas que le protegen no surgen al azar, simplemente porque usted oró y se quedó esperando por la protección de afuera.

Convocar los shoten zenshin no es una oración mágica y secreta, dirigida al externo. Es reunir las fuerzas protectoras que existen en usted y ellas, a su vez, convocan la protección externa. Existen funciones internas y funciones externas. Las funciones externas aparecen en respuesta a la convocatoria de las fuerzas internas.

Nichiren Daishonin afirma: “Las funciones protectoras interiores son una multitud de funciones existentes en nuestra vida que atienden a las necesidades de nuestra mente. Las funciones protectoras externas, por otro lado, parten de nuestra conciencia y viajan observando todas las cuestiones del mundo “(Gosho Zenshu, página 1.015).

Las funciones protectoras (shoten zenshin) internas son los nobles sentimientos que nutrimos por las personas que son nuestras funciones protectoras externas.

Los sentimientos de gratitud y la benevolencia son las principales funciones protectoras de la vida.

Lo que usted siente despierta en el corazón del otro, y la misma sensación se comparte entre ambos.

En otras palabras, los shoten zenshin en nuestra vida [bondad] son ​​activados y esas funciones protectoras convocan a sus amigos [otras formas de bondad].

En la primera oración del Gongyo, realizada todas las veces que realizamos nuestro gongyo, usted invoca toda su fuerza interna. En realidad, esa oración silenciosa es el juramento de que usted mismo se convertirá en un shoten zenjin de los demás.

Usted recita Daimoku para reunir las funciones protectoras de su corazón, que son los mismos sentimientos que existen en el corazón de un buda. Como seres humanos, nuestra misión es protegernos los unos a los otros. De esta forma, desarrollamos y aumentamos la fuerza del estado de Buda en nuestro ambiente.

Cuando esto ocurre, construimos un “campo magnético de felicidad” que “atrae” y despierta en las personas el deseo por la iluminación. Esta es la unión armoniosa tan necesaria para hacer realidad el Kossen-rufu.

La bondad interior atrae otras formas de bondad.

Fuente : ‘Reflexión del gusto del mes’ Brasil Seikyo Edición 2220 – Publicado el 29 / Marzo / 2014 – Página D4, BSGI

Programador, corredor y practicante budista

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *